miércoles, 2 de febrero de 2011

Capítulo 2# Incertidumbre.

-Ari ¿me estas escuchando? Ari. Tierra llamando a Ari.
-Está empanada. –dice una voz de chica.
-¡Ari!
-¿Eh? –miro a Luis que me contempla cabreado y me siento culpable por no haber atendido a lo que estaba contando- Lo siento, no estaba escuchando.
-Eso es obvio. –responde la chica, mi otra mejor amiga, Candy.
-¿Se puede saber que es lo que te pasa? –dice Luis mientras se cruza de brazos sin dejar de mirarme.
-Nada, solo estoy un poco cansada, será porque alguien me ha despertado muy pronto. –respondo sarcástica intentando cambiar de tema.
-Bueno, aun así has llegado tarde. Yo tengo que irme, nos vemos a la salida chicas. Os quiero. –nos lanza un beso y se larga con un chico bajito y con gafas.

Candy se acerca disimuladamente a mí y me habla como si quisiera contarme un secreto.

-Oye, sabes que a mi puedes contarme lo que te pasa, ya sabes… si te pasa algo con Luis…

Le miro con cara de “No puedes haber dicho eso.”

-Ey no me mires así, podría pasar, y sería totalmente comprensible. Es decir ¡míralo! Es guapo, majo y os conocéis desde los cinco años.
-No me gusta Luis, Candy. Y si me gustara serías las primera en saberlo, no tendrías ni que preguntar. Le tengo mucho cariño y es mi mejor amigo pero…no creo que le quiera tanto.
-De acuerdo. –Sonríe intentando animarme- ¿Entonces que te pasa??

Candy es igual que Luis, alegre y sin preocupaciones. No sé como tanta felicidad puede caber en una personita tan pequeña. Al contrario que yo ella prefirió quedarse su pelo de color natural, castaño oscuro, pero corto y con el flequillo recto, lo que la hacía mas adorable. Llevaba una de las camisetas que le regalé por su cumpleaños, del grupo Mindless Self Indulgence y su gran cruz lila con la calavera.
Sonrío intentando tranquilizarla.

-Nada en serio, solo estoy cansada. Es el primer día de clase después de noches acostándome tarde, es normal.
-En eso te doy la razón –ríe y mira por encima de su hombro- Este año hay mucha gente nueva ¿verdad? En mi clase no hay nadie que no conozca de otros años, que mal.
-Te da igual, antes del segundo trimestre ya eres amiga de todos los nuevos –rio viendo como pone los ojos en blanco.
-Creo que me conoces demasiado bien –rie conmigo y se queda mirando a algo o alguien- ¿Y aquel chico? Es nuevo seguro, nunca lo he visto pero… ¡Dios! ¡Qué guapo es!
-¿Quién? –sigo su mirada y me vuelvo a encontrar con esos ojos marrones verdosos contemplándome. Me giro mirando la mesa, intentando que Candy no sé de cuenta de mi sonrojo.

-¿Lo has visto? ¿Verdad que es guapísimo?
-Eh, sí, supongo…
-¿Supones? ¡Está buenísimo Ari! Ains, ojala fuera con él a clase…

Me encojo de hombros mordisqueando una manzana.

-¿Y que más da? Parece el típico chico de “aquí te pillo, aquí te mato”. No te hagas ilusiones, saldrías mal parada.
-Arrg, comparto la opinión con Luis. Eres muy pesimista, demasiado. Me parece que el levantarte pronto te ha trastornado.
-Lo que tu digas –me levanto cogiendo mi mochila y la manzana.

Candy hace una mueca muy propia suya con la que da a entender que se ha molestado y yo sonrío. Es como mi hermana pequeña, es más, siempre la vi como la hermana pequeña que nunca tuve. Le doy un beso en la mejilla y la abrazo.

-No te enfades que así estas muy fea. Tengo que irme a clase, nos vemos a la salida y me cuentas que tal te fue todo ¿vale?
-Esta bien, nos vemos luego Lynzy –me besa la mejilla y yo entro en el edificio buscando mi taquilla.

Lynzy es el apodo cariñoso que me tenía Candy desde que le enseñé el grupo MSI. Siempre me decía que me llamaba así porque nuestra amistad era como la de Kitty y Lyn-Z, la bateria y la bajista del grupo. No es simple compañía, es algo más.
No me imagino un mundo sin la alegre Candy a mi lado.
Iba tan distraída que por poco me paso de taquilla. Termino de comerme la manzana tranquilamente mientras empiezo a “decorar” la que va a ser mi taquilla de este curso cuando oigo una voz suave y tranquila a mi espalda.

-No parece que tengas mucha prisa por llegar a clase, ¿o me equivoco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario