lunes, 30 de mayo de 2011

Capítulo 33# Las despedidas son tristes, por tanto no penséis que esto lo es.

(Narra Candy)

¿Cuánto ha pasado ya? ¿Un año? Parece que fue ayer cuando Yerai comenzó a venirse con nosotros y pasó después todo lo relacionado con él y Ari. Parece que fue ayer cuando me daba miedo contarle a Luis lo que sentía por él. Y pensar que después de todo este tiempo no ha cambiado nada, que seguimos juntos y las cosas van geniales. Nunca imaginé que tuviera tan buena suerte.

Tengo dos amigos que me quieren, muchos más amigos recién conocidos en la universidad y un novio que me quiere tal y como soy, aunque a veces piense que estoy loca. Creo que no hay nada que supere todo esto.

(Narra Luis)

¿He dicho ya cuanto quiero a Candy? ¿Os he contado como fue cuando me pidió? Creo que esa parte me la salté. Pero creo que sobran las palabras y el describir escenitas, creo que con verme es más que suficiente. El típico chico enamorado, de los que están en peligro de extinción.

Oh si, en la universidad todo es perfecto, me encanta todo esto. Realmente nunca pensé que encontraría a personas mas estudiosas que yo, ya no me siento tan raro. Aunque odio que Yerai les haya pegado lo de llamarme "rubiales", pero es algo a lo que te acostumbras. No cambiaría mi vida en estos momentos por nada del mundo.

(Narra Yerai)

Creo que las palabras sobran. Después de lo ocurrido el día del "funeral" de los padres de Ari, nos reconciliamos y le expliqué todo. Perdí la cuenta de cuantas veces le dije lo siento. Me habría arrepentido por toda la vida si hubiera metido la pata con aquella gilipollez que hice.

Casi dos años va a hacer que estamos juntos. Ya estoy pensando en pedirle que nos vayamos a vivir por separado de Candy y Luis, seguro que ellos también agradecerían un poco de privacidad. Y si me equivoco y realmente no es la chica de mi vida por lo menos lo intenté.

Pero sabéis de sobra que os estoy tomando el pelo con la última frase, ya que no hay persona que se compare a ella.

(Narra Ari)

Despedirse nunca es fácil, está comprobado. Pero hay momentos en la vida en la que tienes que dejar atrás momentos, personas, lugares...para poder seguir adelante. También hay que tomar decisiones que muchas veces son difíciles, pero que luego sirven para conseguir algo mejor.

La felicidad depende de eso, de como decidamos nuestro futuro. Porque nuestro futuro no es cosa del destino, es algo que podemos planificar.

Abandoné mis penas y aprendí a vivir siendo feliz, junto a mis amigos y mi pareja, y no me arrepiento del paso que dí y cuando lo dí. Por eso uno de mis consejos favoritos es: si te dan miedo las despedidas simplemente dí "hasta luego".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada